¿Problemas gastrointestinales durante tu evento deportivo?

 En Nutrición deportiva

Los problemas gastrointestinales en los deportistas suelen ser muy comunes (cerca de un 93%), especialmente en los deportistas de alto rendimiento, provocando el deterioro en el “performance” y en el resultado deportivo.

Actualmente las causas de los síntomas no son del todo bien comprendidas, pero hay evidencia científica que la ingesta nutricional, la ansiedad y el flujo sanguíneo pueden ser las principales causantes de éstas. La sintomatología puede variar desde calambres hasta colitis.

¿Qué hacer frente a los problemas gastrointestinales que se pueden presentar en los eventos deportivos o competencias?

Algunos factores como la fibra, las grasas, la proteína y alimentos ricos en fructosa se han asociado a un mayor riesgo de síntomas gastrointestinales.  Además la deshidratación como resultado de una inadecuada ingesta de fluidos, puede potenciar la presencia de los síntomas.

Recientemente se realizó un estudio en Bélgica en donde se demostró que las molestias gastrointestinales durante un medio Ironman 70.3 están relacionadas con el exceso de proteína, las soluciones de carbohidratos y el exceso de electrolitos durante el triatlón.

En la consulta es muy común recibir pacientes que practican actividad física intensa (1/2 maratón, maratones, triatlones, crossfit, natación, tennis, entre otros deportes), y hemos observado que la mayoría tienen un pobre rendimiento deportivo durante los eventos debido a todas las causas anteriores mencionadas.

Para reducir los problemas gastrointestinales, un plan individualizado previo a la competencia debe tomar  en cuenta cuenta la tolerancia en los productos lácteos o que contengan lactosa, la fibra indicada, la ingesta de lípidos y proteínas.

 

Es recomendable evitar alimentos lácteos antes y durante el ejercicio en caso de intolerancia a lácteos por mínima que sea y sustituirlos por leche de soya, arroz, leche de almendras.

Evitar alimentos ricos en fructosa, en especial las bebidas energéticas que contienen únicamente fructosa y jarabe de alta fructosa como jugos, dulces, galletas, etc. La fructosa es absorbida en los intestinos más lentamente que la glucosa por lo que puede provocar calambres intestinales, heces sueltas y diarrea.

 

Evitar la deshidratación ya que puede potenciar los síntomas gastrointestinales, por lo que se debe recomendar iniciar una competencia con una hidratación adecuada.

Recomendación general:

Es de suma importancia ensayar días previos la alimentación pre-competencia y la de durante la competencia con anticipación. Esto permitirá determinar al paciente las estrategias que le pueden funcionar y las que no funcionan y así reducir la posibilidad de la aparición de los síntomas gastrointestinales que pueden arruinar un evento competitivo.

Si te interesa mejorar tu alimentación para mejorar tu resultado deportivo, no dudes en revisar el programa PERFORMANCE @MENT Nutrición. 

 

 

Te recomendamos las siguientes publicaciones

Deja un comentario

Start typing and press Enter to search